Reseñas de álbumes: MC Solaar, Fink y más

Estimated read time 8 min read

Cada semana llegan a la redacción de Maxazine decenas de álbumes nuevos. Demasiados para escucharlos todos, y mucho menos revisarlos. Garantiza que se dejen atrás demasiados álbumes. Y eso es una pena. Por eso hoy publicamos un resumen de los álbumes que llegan a los editores en breves reseñas.

Wild River – Never Better

Wild Rivers lanzará pronto su nuevo álbum “Never Better” a través de Nettwerk, como continuación de su último álbum “Sidelines”. Como adelanto, ha salido el nuevo sencillo “Backfire”, que trata sobre perder oportunidades en las relaciones por ser cauteloso debido al miedo a las consecuencias. Producido por Gabe Wax y grabado en Joshua Tree, CA, “Never Better” refleja los últimos años de la banda, en los que lidiaron con el agotamiento, problemas de salud mental y giras prolongadas, pero también redescubrieron la alegría de hacer música juntos. Las ocho canciones, incluidas las ya lanzadas como “Anyways, I Love You”, “Cave” y “Everywhere I Go”, muestran a Wild Rivers en su forma más auténtica y segura. Un álbum alegre que podría resultar ser uno de los más optimistas de 2024. Alegre y animado, pero no innovador. ¿Pero siempre es necesario? (Norman van den Wildenberg) (7/10) (Nettwerk)

Jake Xerxes Fussell – When I’m Called

En su quinto álbum “When I’m Called”, Jake Xerxes Fussell explora en profundidad la atracción atemporal de la música folk. Con su último trabajo bajo Fat Possum Records, Fussell se sumerge en melodías tradicionales impregnadas de revelaciones personales y ecos históricos. Junto con el productor James Elkington y un elenco estelar que incluye a Blake Mills y Joan Shelley, Fussell teje un tapiz de arreglos cálidos y detallados que dan nueva vida a las viejas canciones. Desde la emotiva pista de apertura “Andy Warhol”, inspirada en el famoso artista, hasta los cautivadores sonidos de “One Morning in May”, cada canción en “When I’m Called” resuena con el enfoque cuidadoso de Fussell para contar historias. Su distintiva voz y su sutil trabajo de guitarra son el corazón del álbum, mientras capas de piano, pedal steel y sintetizador enriquecen los paisajes sonoros. Con homenajes a mentores como Art Rosenbaum y una profunda apreciación por la tradición folk, Fussell navega con gracia y profundidad a través de temas de identidad y conexión. “When I’m Called” se presenta como la obra más convincente de Fussell hasta la fecha, un viaje continuo de descubrimiento a través del rico tejido de la música americana. Minimalista, pero esa es su gran fortaleza. (Norman van den Wildenberg) (8/10) (Fat Possum Records)

Neil Sadler – Past to Present

El 31 de marzo de este año, el No Machine Studio en Wokingham, Inglaterra, cerró sus puertas después de treinta años. Este era el dominio del guitarrista y cantante Neil Sadler. Incontables músicos han hecho sus grabaciones allí, generalmente con Neil a los mandos. Por nombrar algunos: la Eric Street Band con el viejo amigo de Neil, Dennis Siggery, el UK Blues Project, Blue Touch y Larry Miller. El período de Covid no fue bueno para el estudio, y los problemas de salud finalmente llevaron a Neil a decidir cerrar el estudio. Pero la sangre tira – Neil Sadler sigue siendo un músico de corazón – y había algo de trabajo pendiente. De ese trabajo, una combinación de canciones ya publicadas y material completamente nuevo, hizo una selección y las volvió a grabar. De las once canciones, ocho fueron escritas por Neil, una en colaboración con su novia Karen Jenkinson, una por Henry Hopkins y el UK Blues Project, y la única versión es de Memphis Minnie y Kansas Joe McCoy. El resultado es un excelente álbum. Musicalmente está firmemente anclado en el blues con incursiones en el rock y el soul. Es un álbum muy personal. Neil ha dejado bastante atrás con el cierre de su estudio. Sus problemas de salud y los de su novia Karen también lo han afectado. Eso es claramente audible. Comienza con la canción de apertura “No Love Left, No More”, un blues muy emocional sobre despedirse de lo viejo y la transición a lo nuevo. Antes de poder dedicarse a la música a tiempo completo, Neil tuvo un trabajo ‘real’ por un tiempo. Esto lo describe bien en “A Bad Case Of Company Blues”. “I Ain’t Gonna Cross No River” describe su sentimiento cuando tanto Neil como Karen fueron diagnosticados con cáncer y él no tenía intención de resignarse. El álbum termina con el hermoso blues instrumental “No Rush”. Estos son solo algunos ejemplos que se pueden escuchar en este muy logrado álbum en solitario de Neil Sadler. Gran clase, muy recomendable. (Eric Campfens) (8/10) (Neil Sadler)

MC Solaar – Eclats Cosmiques

Con “Eclats Cosmiques”, MC Solaar presenta la segunda parte de su trilogía anunciada, marcando una de sus fases más productivas en su larga carrera. Que Solaar sigue dominando su arte a la perfección ya se demostró en la primera parte de esta trilogía que salió a principios de este año, y esta segunda parte es aún mejor. Escucha la pista de apertura “Tot et vrai”, un ejemplo del conocido flow de Solaar, con letras de alto nivel literario y música que es inconfundiblemente el sonido de Solaar. “Cinema” es una de esas típicas canciones de amor, como solo Solaar puede hacer. Maravilloso. Esta trilogía se vuelve cada vez mejor a medida que se acerca a su finalización. Delicioso. Solaar nunca se fue, todavía enseña a todos cómo rapear. ¡Qué álbum tan maravilloso! (Elodie Renard) (9/10) (Osmose Inverse)

Kokoko! – Butu

“Butu” de Kokoko! es una inmersión vibrante en el corazón de la vida nocturna de Kinshasa. Desde la primera pista, el álbum te lanza a un paisaje sonoro caótico y frenético que refleja las calles bulliciosas e impredecibles de la capital congoleña. Es como estar en medio del tráfico, rodeado por una salvaje gama de sonidos. De este caos inicial surge un ritmo irresistible que impulsa el álbum hacia adelante. La música es cruda, sin refinar y espontánea, un testimonio del espíritu inventivo de la banda. El uso de instrumentos hechos a mano, fabricados con desechos y materiales de desecho, le da una textura única al sonido y refleja el duro y creativo entorno del que provienen. “Butu” es un crisol de influencias, con una mezcla de texturas electrónicas lo-fi, grooves incesantes y ritmos extraños. Esta mezcla ecléctica se une en una corriente de sonidos, comparable a los rápidos del río Congo, cuya fuerza e imprevisibilidad se sienten incluso desde los suburbios. La energía del álbum es incesante y captura el pulso nocturno de Kinshasa, traducido en una serie de pistas constantemente rápidas y ruidosas. El álbum es un choque cultural en el mejor sentido, sumergiéndote en el caos cosmopolita de Kinshasa. Escuchar “Butu” es como ser transportado allí, experimentando de primera mano la vida vibrante de la ciudad. Deja que este álbum te abrume como una experiencia confusa pero deliciosa. Kokoko! ha creado algo especial con este álbum. Una celebración del espíritu indomable de su ciudad y un testimonio del poder de la música para trascender fronteras. (Jan Vranken) (9/10) (Kokoko!)

Fink – Beauty in Your Wake

El nuevo álbum de Fink, “Beauty in Your Wake”, presenta diez nuevas canciones que están bien producidas, pero dejan una impresión algo insípida. La canción de apertura “What Would You Call Yourself” es francamente aburrida y dura demasiado, lo cual no es una buena señal para un nuevo álbum. La música no es particularmente original, lo que hace que la atención se desvanezca rápidamente. Una de las mejores canciones, “The Only Thing That Matters”, está bien cantada, pero sufre de una progresión de acordes muy predecible y una melodía poco interesante. Este es el problema principal del álbum: suena bien, pero las canciones simplemente no son lo suficientemente fuertes. El álbum ofrece poca innovación y originalidad, lo cual es una pena dado el rico trasfondo de Fin Greenall como músico y compositor versátil. Si buscas canciones simples que puedas tocar fácilmente en tu guitarra, entonces este es tu álbum. Sin embargo, para aquellos que esperan más profundidad y complejidad, “Beauty in Your Wake” es lamentablemente una oportunidad perdida. (Jan Vranken) (6/10) (R’Coup’D)

También te puede interesar: